flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Cuarta Semana de Adviento – Misa de la Mañana

Jueves, 24 de diciembre, 2020

Lucas 1, 67–79

Amigos, el Evangelio de hoy contiene la plegaria de Zacarías en el nacimiento de su hijo, Juan el Bautista.

Esta plegaria es especialmente valiosa para sacerdotes, religiosos y todos los que rezan la Liturgia de las Horas diariamente. Se llama “Benedictus”, por su primera palabra en latín o el “Cántico de Zacarías”. Lo que es maravilloso de esta plegaria (y por qué la Iglesia pide a sus ministros que la recen diariamente) es que resume magníficamente la historia entera de la salvación, colocando a Jesús y a Juan en el contexto de la gran historia de Israel.

En el cántico, Zacarías señala conmovedoramente al bebé Juan el Bautista, diciendo, “Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo”. Lo llama con el nombre más alto para un profeta, nabi en hebreo —un vocero de Dios. Todos los profetas — Isaías, Jeremías, Daniel, Ezequiel, Joel, Oseas— miraban hacia el cumplimiento de la alianza, la conquista de los enemigos de Israel, el establecimiento de la alabanza correcta. Juan es visto aquí como el último y más grande de los profetas del Antiguo Testamento. Su rol es, como el de todos los profetas, “ir delante del Señor a preparar sus caminos”. Su rol es señalar, explicar, indicar —y luego desaparecer.

Reflexionemos: Juan el Bautista dijo sobre Jesús, “Él debe crecer; yo debo disminuir”. ¿Qué significa esto y cómo podría aplicar a ti también?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?