flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María

Lunes, 9 de diciembre de 2019

Lucas 1, 26-38

Amigos, el Evangelio de hoy muestra cómo María se convierte en la madre de todos los miembros del Cuerpo de Cristo.

Desde la Cruz, Jesús pronunció estas palabras a San Juan: “Hijo, aquí tienes a tu madre”. Le estaba regalando a María no solo a Juan, sino que a través de Juan a toda la Iglesia. María sería la madre de todos los amados discípulos de Jesús a lo largo de todos los siglos.

Entonces recordamos que, en la Asunción, el Ángel anunció a la virgen de Nazaret: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño que nazca será santo y se lo llamará Hijo de Dios”. Las dos personas requeridas para la Encarnación fueron, en otras palabras, el Espíritu Santo y la Santísima Madre.

Ahora podemos establecer la relación: al convertirse en la madre de Cristo, María, por extensión, se convertiría en madre de todos aquellos miembros del Cuerpo Místico de Cristo a lo largo del espacio y del tiempo. Del mismo modo en que el Espíritu Santo y la Santísima Madre fueron necesarios para dar lugar a la Encarnación en la historia, esos mismo dos agentes son necesarios para dar lugar al nacimiento de Cristo en nuestras almas.

Reflexionemos: ¿Quién es María para ti, personalmente? ¿Qué lugar ocupa ella en tu vida?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?