flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Jueves de la primera semana de Adviento

Jueves, 5 de diciembre de 2019

Mateo 7, 21. 24-27

Amigos, el Evangelio de hoy nos desafía a reaccionar ante la Buena Noticia. ¿Sobre qué precisamente está edificada toda tu vida? Tu corazón o alma son tu centro, el lugar donde eres más autentica y profundamente tú mismo. Ese es tu punto de contacto con Dios. Allí encontrarás la energía que afianza y conforma todas las otras áreas de tu vida: física, psicológica, emocional, de relación y espiritual. Es de por sí, la dimensión más importante y más esquiva de quién eres.

Si estás enraizado en Dios a nivel de tu corazón y alma, entonces estarás siguiendo las intenciones y mandatos de Dios, y puedes soportar cualquier cosa. Pero esto no quiere decir que si seguimos los mandatos de Dios, las tormentas y borrascas no vendrán.

En la parábola de Jesús, ambos constructores –el que sigue los mandatos de Dios y el que no– experimentan la lluvia y las inundaciones que simbolizan todas las pruebas y tentaciones y dificultades en el exterior de tu vida. Si en el mismo centro de tu vida estás vinculado a Dios, las tormentas y borrascas vendrán, pero no te destruirán.

Reflexionemos: ¿Cuáles mandatos de Jesús has escuchado y actuado en consecuencia? ¿Cuáles has escuchado, pero no has actuado en consecuencia, debilitando así tus “cimientos”?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?