flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Lunes de la primera semana de Adviento

Lunes, 2 de diciembre de 2019

Mateo 8, 5-11

Amigos, en nuestro Evangelio de hoy un centurión romano se acerca a Jesús y le dice, “Señor, mi criado yace paralítico en casa con dolores muy fuertes… No soy digno de que entres en mi casa; pero basta que lo digas de palabra y mi criado quedará sano”.

Cualquier observador objetivo diría, “¡Bueno, esto es ridículo! Lo que este hombre está pidiendo es imposible”. No solo está pidiendo que su criado sea curado; está pidiendo que sea curado a distancia, simplemente con una palabra. Está al límite de lo que posiblemente podría conocer o controlar o sopesar. Y aún así confía; tiene fe.

Søren Kierkegaard definió a la fe como “la pasión de lo imposible”. ¿Se opone Dios a la razón? Por supuesto que no; Dios nos dio el regalo de la razón. ¿Quiere Dios que seamos ingenuos? No; él quiere que utilicemos todos nuestros poderes de imaginación y análisis. Pero la fe va más allá de la razón; es una pasión por lo que la razón no alcanza a ver.

Aquél centurión tenía una pasión por lo imposible. Y es por eso que Jesús le dice, en uno de los elogios más grandes que encontrarán en el Evangelio: “En nadie de Israel he encontrado una fe tan grande”.

Reflexionemos: ¿Que te gustaría que Jesús “dijera de palabra” y se realizara? ¿Le has pedido con la fe del centurión?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?