flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Martes de la tercera semana de Adviento

Martes, 17 de diciembre de 2019

Mateo 1, 1-17

Amigos, leemos hoy las líneas iniciales del Evangelio de Mateo –las primeras palabras que uno lee en el Nuevo Testamento. Son una lista de la genealogía de Jesús, las cuarenta y dos generaciones que se extienden desde Abraham hasta Cristo. Si la Palabra verdaderamente habitó entre nosotros, entonces Él fue parte de una familia que, como la mayoría, fue bastante disfuncional, una mezcla de lo bueno y lo malo. Y estas son realmente buenas noticias para nosotros.

Permítanme destacar solo dos personajes de la familia de Jesús. Primero Rut, que no era israelita sino una moabita, una extranjera. Algunos de ustedes que leen esto se sienten como forasteros, sin ser “parte de” la muchedumbre, mirados con recelo por los demás. Bien, el Mesías descendía de Rut la extranjera y se complació de ser su pariente.

Luego está Raab, una prostituta que vive y trabaja en Jericó. ¿Hay gente leyendo esto que se siente como Raab? ¿Quién piensa que su vida entera ha estado hundida en el pecado? Bien, el Mesías descendía de Raab la prostituta, y se complació de ser su pariente.

La buena noticia de Navidad es que Dios mismo se introdujo en la disfuncional y ambigua familia humana.

Reflexionemos: ¿De qué maneras puedes alcanzar y tender lazos a los Ruts y Raabs de tu propia familia?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?