flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Tercer domingo de Adviento

Domingo, 15 de diciembre de 2019

Mateo 11, 2-11

Amigos, en el Evangelio de hoy Juan el Bautista pregunta a Jesús si es “Él mismo… ¿o tenemos que esperar a otro?”. Cuando esta consulta es transmitida a Jesús, el Señor no responde teóricamente, sino más bien señalando cosas que están ocurriendo.

“Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia el evangelio a los pobres”.

¿Estaba Jesús haciendo todo esto en un sentido literal? ¡Si! Que Él era un obrador de milagros y sanador fue uno de las percepciones fundamentales respecto a Jesús. Cuando Dios vino a nosotros en Cristo, se dedicó a reparar su creación herida y destrozada. Él no está interesado solo en las almas sino en los cuerpos también.

Y es por esto que escuchamos los relatos del hombre nacido ciego, de Bartimeo, del hombre paralítico que fue descolgado del techo hacia Jesús, de la mujer con el flujo de sangre, del hombre sordo y tartamudo al que Jesús le dice “¡Ephphatha!” (¡Ábrete!). Escuchamos a Lázaro y la hija de Jairo y el hijo de la viuda de Naín.

Reflexionemos: ¿Los milagros solo se encuentran en las Escrituras, o estás abierto a pedir por ellos y reconocerlos aún hoy?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?