flame
MEDITACIONES DIARIAS CON Obispo Barron
cross
Primer domingo de Adviento

Domingo, 1ro de diciembre de 2019

Mateo 24, 37-44

Amigos, el Evangelio de hoy nos recuerda que estemos preparados mientras aguardamos la nueva venida del Señor.

No creo haya una pizca de casualidad que cuando Pablo escribió a la comunidad de Tesalónica (el documento Cristiano más antiguo que tenemos), su motivo principal fue el fin del mundo tal cual lo conocemos y el anhelo por la venida de Cristo para recrear el cosmos.

Cuando Pablo habla en ese texto de Cristo llegando en las nubes y los Cristianos subiendo a encontrarse con él en el aire, no está prediciendo un gran escape del mundo material; sino más bien está imaginando un comité de bienvenida de creyentes saliendo a escoltar la llegada al mundo de su nuevo Rey.

La Biblia entera termina con una nota no tanto de triunfo y finalización como de anhelo y expectativa: “Ven, Señor Jesús”. Desde el mismo comienzo de la dispersión de los Cristianos, los seguidores de Jesús resucitado han estado esperando. Pablo, Agustín, Crisóstomo, Inés, Tomás de Aquino, Clara, Francisco, John Henry Newman y Simone Weil han esperado todos por la segunda venida y han sido entonces todos personas de Adviento.

Unámonos a ellos, durante este período, elevando nuestros ojos y corazones y rezando, “Ven, Señor Jesús”.

Reflexionemos: ¿Te describirías a ti mismo como una “persona de Adviento”? ¿Por qué o por qué no?


Meditaciones Anteriores

¿Le gustaría recibir cada mañana en su mail estas reflexiones diarias del Evangelio?